De viaje por la Movida Madrileña

La Movida Madrileña fue un fenómeno artístico, social y cultural que marcó en gran medida el devenir de la cultura musical de este país. Hoy en día muchos de sus protagonistas son los popes culturales de la moda, la música y el cine, en una nueva posición mucho más mainstream que en sus inicios.

La Nueva Ola, la denominación más estética de la Movida Madrileña, nació como un fenómeno contracultural que se vio beneficiado por la situación de cierto desorden social, político y moral que vivía la recién liberada España de la Transición.

En un mundo desorientado, y en cierta manera anárquico, se desarrolló una erupción cultural sin precedentes (deberíamos retrotraernos hasta los convulsos años 30 para recordar algo similar) que posibilitó el surgimiento de la Movida.

No sólo fue un movimiento musical, que es la faceta que más se recuerda, sino también una explosión de creatividad totalmente transversal: cine, arte, fanzines, fotografía, sexualidad, moda, etc. Un momento de liberación general de la última generación que vivió bajo el yugo moral del Franquismo.

Sin horarios, sin restricciones estilísticas, sin complejos musicales y sin ningún tipo de pudor moral, esa juventud madrileña apadrinada por el alcalde socialista Tierno Galván se echó a la calle a disfrutar de su libertad sin tapujos, como si quisieran vivir en pocos años todo lo que sus padres no podían haber vivido.

Haciendo una atrevida comparación con el fenómeno de la Ruta del Bakalao, del que hablamos hace poco, podemos decir que sus inicios fueron ciertamente parecidos en el aspecto musical. La faceta inicial de la Movida era extremadamente original y desacomplejada, mezclando todas las influencias que llegaban a Madrid en cuentagotas a través de los mercadillos del Rastro: Talking Heads, David Bowie, Joy Division, The Clash… Todos ellos influenciaron los primeros discos de la generación de la Movida y esas primeras fiestas en las que podía escucharse de todo y en la que surgieron desde clásicos del pop más cercanos a los Smiths, como Los Secretos, a artilugios curiosos como Aviador Dro deudores de Kraftwerk, punks recalcitrantes como Paralisis Permanente o nuevos románticos como Gabinete Caligari.

Pero como también pasó con la Ruta del Bakalao, que hay quien quiere verla como heredera de la Movida, todo llega a su fin, en este caso un fin lento y progresivo y facilitado por el pérfido color del dinero.

 

Las grandes discográficas empezaron a fichar a estos jóvenes adulados por la fama y el dinero fácil que emanaba de los ayuntamientos, al tiempo que la lacra de la heroína se cebaba con los más amigos de los excesos. Entre unos y otros, junto a una maduración de la sociedad democrática, toda esa efervescencia quedó en nada y en mucho, toda una herencia musical y cultural que, nos guste o no, dejó su poso en el fenómeno indie que vivimos en los 90s y que hoy seguimos disfrutando de alguna manera.

Para visualizar todo este interesantísimo fenómeno os recomendamos este documental que han emitido hace poco en TVE y que repasa el auge y caída de la Movida Madrileña.

Falta quizás un poco más de espíritu crítico y profundización en aspectos paralelos como las drogas o el público de la época, pero sin duda es un muy buen resumen musical del movimento.

Y para terminar os dejamos una pequeña lista con algunos de los temas que podían sonar en las noches de La Movida, hemos intentado que no fueran los más típicos:

Deja un comentario