Finlandia Club party: Andrew Weatherall en Cotton

El próximo sábado 2 de abril Finlandia Club nos trae otra noche muy especial al Cotton Club de Lleida: Andrew Weatherall.

Hablar de Andrew Weatherall es hablar de uno de los artistas más importantes de la música electrónica contemporánea, es hablar del hombre que posibilitó ahora hace 20 años con la producción del “Screamadelica” de los Primal Scream unir la efervescente escena rock de Manchester con la nueva oleada electrónica que había surgido con las raves ilegales. Nacido al calor del nacimiento del acid house y residente del mítico club Shoom de Danny Rampling a finales de los ochenta, pronto destacó como productor y remixer, desde su debut en 1989 junto a Paul Oakenfold remixando nada más ni nada menos que el Hallelujah de los Happy Mondays, hasta otros remixes para otros tótems del momento como New Order, Saint Etienne, James, My Bloody Valentine o Primal Scream. Precisamente su producción del seminal álbum de Primal Scream, “Screamadelica”, del que ahora se cumplen 20 años, le catapultó al éxito en la escena electrónica e indie de las islas británicas.

Convertido en uno de los remixers y productores más importantes del momento por sus manos han pasado desde entonces una incontable lista de artistas: Björk, Chemical Brothers, Yello, Death In Vegas, Meat Beat Manifesto, Stereo MC’s, The Orb, Future Sound Of London, Luke Slater, Ricardo Villalobos, Lali Puna, o Fuck Buttons, entre muchos otros.

En su faceta de productor, a través de su propio sello ahora, Rotters Golf Club, y antes con el mítico Warp, Andrew ha liderado dos proyectos muy importantes para el desarrollo de la música electrónica como son The Sabres of Paradise y  Two Lone Swordsmen: deudores del nacimiento de IDM y la denominada “intelligent music”.

Desde entonces Weatherall no ha dejado de pinchar semana tras semana desde sus primeros pinitos en las primeras raves de Londres y sus míticas sesiones en el Hacienda de Manchester. Un auténtico profesional del baile y una oportunidad de oro que no puedes perderte. Andrew no defrauda.

Deja un comentario